Taller JECO – Resolución de conflictos

El sábado 19 de junio tenemos taller participativo con Franzina Balagué.

Trabajaremos un conflicto real con las herramientas de la Comunicación NoViolenta, en este caso usando el juego JECO, creado por Franzina, así que seguro que va a ser bien entretenido!

Será una sesión práctica donde exploraremos una situación que elegiremos entre todxs con la intención de poner claridad y avanzar hacia una solución.

Tanto si se trabaja tu situación como si es la de otra persona, te llevarás recursos aplicables a tu vida y el aprendizaje por resonancia que suele darse cuando nos vemos reflejadxs de alguna manera en la experiencia de otrxs.

Será un espacio de contención, cuidado y empatía.

📆 19 de junio
🕒 10-12.30h
🖥 Zoom
💵 35 €

📝 ¡Inscripciones abiertas!

Nueva traducción CNV: Convertirte en lo que necesitas

¡Buenas! Hoy os cuento que hace poco se ha publicado el último libro que he traducido sobre Comunicación NoViolenta, Convertirte en lo que necesitas, de David K. Weinstock.

Esta obra recoge la síntesis de décadas de trabajo somático y de conciencia, una combinación original y muy rica de Comunicación NoViolenta y Aikido.

El autor es maestro de Aikido y lleva alrededor de treinta años de vida en comunidad a sus espaldas. Os podéis imaginar la cantidad de sabiduría que ha ido acumulando a lo largo de los años.

El libro es rico, profundo y práctico al mismo tiempo. Hay ejercicios de cuerpo, visualizaciones, y artículos sobre todos los aspectos clave de la CNV. En ese sentido lo encuentro muy completo.

Es una edición que el autor ha decidido autopublicar a través de Amazon. Si queréis una copia, podéis comprarlo aquí.

¡Bloqueada! ¿Qué hago?

En el artículo anterior compartí contigo 5 claves para transformar la autoexigencia en un compromiso firme y amable contigo mismx. Ahora comparto un ejemplo personal para ayudarte a aterrizar esas claves:

Bloqueada con una tarea importante que pospongo durante semanas

Me siento dispersa, descontenta… Llevo semanas con una tarea pendiente de abordar. Sé que hacerlo me va ayudar a avanzar en un sentido que quiero. Aún así, pasan los días y las semanas y sigue en la lista de pendientes. Se me pasa muchas veces por la cabeza pero algo me bloquea y no me pongo a hacerla.

  1. Acoger el sentimiento. Me quedo con el sentimiento de dispersión y descontento unos momentos. Lo ubico en el cuerpo. Lo noto en mi frente que se arruga, en las mandíbulas que se tensan. En los hombros un poco encogidos. Respiro y observo cómo está mi cuerpo ahora. Me digo: “Es seguro sentir esto… es un mensaje… no tengo por qué reprimirlo.” Estoy descontenta, sin más. Solamente con llevar esta atención aquí ya algo ha cambiado: mis manos han ido a mi frente, me he masajeado un poco la cabeza, me he tocado la cara, ha surgido un bostezo. 

Hay una vocecilla interna que dice: “Esto es demasiado para ti, deberías dejarlo” “puede salir mal, puedes tener tropiezos gordos y situaciones muy duras”. “Otras personas pueden hacerlo pero tú no; no eres tan fuerte y además estás sola”.

  1. Acoger la vocecilla que pone pegas. Como si fuera una amiga que nos cuenta sus dificultades, escuchamos esta vocecilla con cariño y comprensión.

Al dar espacio a estos sentimientos y voces, preparamos el terreno para conectar con las necesidades y valores que hay detrás. Esta es la clave.

Así, estando presentes con nuestra vivencia a nivel corporal y mental, nos preguntamos:

  1. Reconocer las necesidades y valores. ¿Qué quiere esa parte que me dice eso? ¿De qué me están alertando estas sensaciones / emociones / pensamientos? ¿Qué mensaje me quieren hacer llegar?

Al estar con esta vocecilla y estas sensaciones me doy cuenta de que son expresión de un miedo, de que detrás de ellas hay un impulso muy grande de protegerme. Me hablan de lo importante que es para mí emprender tareas y proyectos proporcionados a mis recursos (retos asumibles), encontrar caminos amables y sencillos, sopesar las decisiones a cada paso, no sobrecargarme de trabajo. Todo esto me aportaría seguridad, confianza, facilidad. Cuando me digo que otras personas pueden hacerlo y yo no, detecto una necesidad de autovaloración. Y cuando la vocecilla me dice que estoy sola me hago consciente de lo importante que es para mí la compañía y el apoyo en relación a esta tarea. 

Leo las necesidades: seguridad, confianza, facilidad, autovaloración, compañía, apoyo.

Teniendo claro que esto es lo que me está queriendo decir esta vocecilla “cansina” y estas sensaciones corporales, y sabiendo que, además yo quiero avanzar, comprometerme y desencallar la situación, puedo pasar al siguiente paso, que sería el de la acción.

  1. Pasar a la acción. ¿Qué acciones puedo tomar para cubrir estas necesidades que tengo ahora? ¿Puedo pedirme algo a mí? ¿Puedo pedirle algo a otra persona? ¿Qué siguiente paso me acercaría más a lo que quiero?

Para cubrir mi necesidad de compañía y apoyo, se me ocurre que puedo:

  • Participar en un espacio de trabajo compartido donde coincida con otras personas
  • Proponer sesiones de trabajo online conjunto a conocidxs que estén en algo parecido
  • Compartir regularmente mis avances en esta cuestión con una amiga
  • Contactar con un/a profesional que me ofrezca apoyo y acompañamiento con lo que más me cuesta

Para cubrir mi necesidad de seguridad y confianza, puedo:

  • Consultar y comentar las decisiones que voy tomando con personas de confianza, pedir segundas y terceras opiniones
  • Recordar otras ocasiones anteriores en las que he hecho tareas parecidas y han salido bien
  • Hacer actividades de movimiento, música y aire libre que me dan alegría y me conectan con mi fuerza interior

Para cubrir mi necesidad de autovaloración, puedo:

  • Hacer un repaso de los logros y avances que he conseguido en los últimos meses
  • Pedir a amistades que me digan qué cualidades valoran en mí
  • Hacer un pequeño ritual de celebración de mi vida y mi persona

Para cubrir mi necesidad de avanzar, de compromiso con esta tarea, puedo:

  • Reservar dos bloques de 1,5 horas con el móvil apagado, sin distracciones, para avanzar en la tarea que está encallada, en los próximos 2 días.

Estos son solo algunos ejemplos de estrategias posibles que se me ocurren ahora con respeto a la situación que tengo en mente. Hacer esta lluvia de ideas a partir de necesidades es para mí en sí mismo una fuente de alivio, de esperanza y de motivación. Si me obligara a hacer todo esto, estaría cayendo en la autoexigencia. Sin embargo, el tener todas estas opciones me permite empezar por aquello que me resulte más fácil o apetecible y ver qué efectos va teniendo…

  1. Seguimiento de las acciones con comprensión y cariño. Si al cabo de unos días o semanas me doy cuenta de que no he hecho lo que me había propuesto hacer, tengo tres opciones: 1. Autocastigarme, con acciones que van en contra de mi bienestar y/o con un discurso mental culpabilizador el tipo: “Soy tonta, no tengo remedio, así no voy a ninguna parte”. 2. Ponerme un montón de excusas que ni yo me creo y que de todas formas me mantienen en el mismo punto: “Bueno, he estado muy liada, no he tenido tiempo, no conseguí ayuda, me surgió tal o cual imprevisto, no ha sido un buen momento…”. 3. Revisar qué necesidades he cubierto al no hacer lo que me había propuesto, dándome así comprensión y conectando con mi intención positiva; y a continuación revisar qué necesidades han quedado desatendidas y siguen sin cubrirse. Valorar la importancia que tienen esas necesidades ahora para mí y buscar nuevas estrategias para seguir avanzando desde ahí.

Resumen Claves:

  1. Atención a los sentimientos y sensaciones físicas, ¡son un aviso!
  2. Atención al discurso mental: cuestiona (con cariño) esa vocecilla que te pone obstáculos
  3. Descubre las necesidades y valores que están detrás de lo que sientes y piensas
  4. Cambia las exigencias por propuestas realistas y flexibles
  5. Valora tu avance con comprensión y vuelve a enfocarte en la acción

Taller Online Resolución de Conflictos con CNV

Hoy te cuento que, el próximo sábado, tenemos taller participativo conmigo y con Franzina Balagué. Será una sesión práctica donde exploraremos una situación que elegiremos entre todxs con la intención de poner claridad y avanzar hacia una solución.

Trabajaremos un conflicto real con las herramientas de la Comunicación NoViolenta, en un espacio de contención, cuidado y empatía

Si ya has estado en alguna formación nuestra, sabrás que para nosotras es muy importante que todas las personas del grupo, en especial quien comparta su situación, os sintáis cómodas, seguras y acogidas, y esto lo tenemos en cuenta en el diseño de las actividades de la sesión y durante la facilitación del taller.

Tanto si se trabaja tu situación como si elegimos la de otra persona, te llevarás recursos que podrás aplicar en tu vida, además del aprendizaje por resonancia que suele darse cuando nos vemos reflejadxs de alguna manera en la experiencia de otrxs.

📆 22 de mayo
🕒 10-12.30h
🖥 Zoom
💵 35 €

📝 Puedes inscribirte a través del siguiente formulario o enviando un WhatsApp al 628125176.

Te recuerdo que esta sesión forma parte de nuestra serie de talleres: CNV para los tiempos que corren, de los que ya te he hablado. Si quieres refrescar la información haz clic aquí.

Claves para detectar y transformar la autoexigencia

En el artículo anterior te hablaba de la importancia de diferenciar el impulso de superación personal de la autoexigencia. Ser exigentes con nosotrxs mismxs nos puede parecer una manera de empujarnos a avanzar, mas también puede ser un arma de doble filo que acabe provocando bloqueos y malestares que no contribuyen a que logremos lo que queremos.

¿Hay un punto medio entre la permisividad total y la autoexigencia?

Sí: hay alternativas y hoy quiero hablarte de algunas claves que la CNV nos brinda, muy útiles  para transformar la autoexigencia en compromiso y así avanzar en coherencia con tus valores y tratándote con cariño a lo largo de tu camino, pase lo que pase.

Clave 1: Presta atención a tus sentimientos, emociones, sensaciones físicas

Los sentimientos nos avisan cuando algo pasa y si estamos cayendo en la autoexigencia es probable que en ciertos momentos sintamos cosas como:

  • Ansiedad, tensión, impaciencia, insatisfacción…
  • Dispersión, desánimo, desmotivación…
  • Miedo, preocupación, confusión…

En definitiva, cualquier sensación corporal molesta, incómoda, desagradable… que afortunadamente está aquí para decirte: ¡Algo pasa! Si te permites vivir esa sensación, sentimiento, emoción… sin tratar de sofocarlo rápidamente (ni tampoco engancharte en plan “víctima”) puede ser una puerta de entrada a necesidades y valores importantes para ti y que no están presentes en la situación.

Clave 2: Observa tu discurso mental

Todxs conocemos esa vocecilla que pone obstáculos, pegas y dudas cada dos por tres. Aquí te paso algunos ejemplos:

  • Lo estoy haciendo mal, tengo que…  
  • Voy demasiado rápido / lento
  • No voy / soy / lo hago suficientemente bien / rápido … 
  • Ya tendría que haber logrado …
  • Siempre me pasa lo mismo
  • No tengo remedio
  • Es que yo soy… / Es que yo no soy…
  • A mí es que se me da fatal…
  • Los demás sí y yo no (son capaces, hacen, logran…)
  • Los demás no y yo sí (se estresan, se asustan, se equivocan)

¿Te suena…? Esta vocecilla puede llegar a ser muy cansina y entorpecer nuestro desarrollo. Tal vez nuestro primer impulso es deshacernos de ella, apartarla, ¡que se calle! Muy natural, cuando vemos que nos estorba… Sin embargo, esa vocecilla aparece en tu cabeza por algo, es parte de ti y te trae un mensaje valioso relacionado con tus necesidades y valores. 

Clave 3: Lleva el foco a tus necesidades

Como ves, tanto a través de los sentimientos como a través de los pensamientos, vamos a desembocar a nuestras necesidades y valores. Esto es fundamental y nos permite:

  • Centrarnos en lo que nos va a procurar bienestar en lugar de en lo que “va mal”
  • Entender para qué hacemos lo que hacemos, tomando conciencia de las capas más profundas de motivación que hay debajo de nuestras acciones
  • Buscar soluciones desde esta conciencia y foco en lo que nos hace crecer

Clave 4: Pasa a la acción: peticiones y propuestas libres de exigencia

Teniendo claro lo que te está queriendo decir esa vocecilla “cansina” y esas sensaciones corporales, y sabiendo que, además quieres avanzar y desencallar la situación, puedes pasar al siguiente paso, que sería el de la acción.

Ten presente que buscas acciones para cubrir necesidades, procura no aferrarte a estrategias concretas, libera la creatividad para abrirte a nuevas opciones.

Clave 5: Valora el avance con comprensión y enfócate en nuevas acciones

Cuando sea el momento, valora tu progreso con las acciones que te habías propuesto como si tuvieras una cita con una amiga que te cuenta lo que ha hecho hasta el momento, no como un examen o inspección en busca de faltas. Es decir, si no has hecho algo que te habías propuesto hacer, explora con comprensión los motivos por los cuales no lo has hecho, lleva el foco a las necesidades que siguen insatisfechas, y sigue adelante planteándote más acciones desde ahí (es decir, enfocadas en cubrir esas necesidades, no motivadas por la vergüenza o el enfado por “haber hecho algo mal”).

Espero que estas claves te resulten útiles para gestionar alguna situación tuya. En el siguiente artículo comparto contigo un ejemplo paso a paso para que puedas aterrizar esta información.

Nueva formación CNV con Franzina Balagué

En breve iniciamos una nueva formación online, CNV para los tiempos que corren, diseñada y facilitada conjuntamente con mi compañera Franzina Balagué. Es una propuesta diferente que hemos diseñado con la intención de que resulte muy práctica y flexible para las participantes.

Puedes asistir al programa completo (7 sesiones de 2,5h) o a talleres sueltos. Combinamos monográficos prácticos y participativos donde nos centramos en un tema en particular, con sesiones de exploración de un conflicto concreto que elegiremos entre las personas presentes (escucharemos opciones y decidiremos en función de varios criterios: una situación que sea abordable, útil para aprender y practicar la CNV y de interés para todxs).

En total haremos cuatro monográficos y tres sesiones de exploración grupal. Además, una de estas sesiones de exploración de un conflicto la haremos usando el JECO, juego para explorar y transformar conflictos practicando la CNV creado por Franzina.

Las inscripciones ya están abiertas y comenzamos el 8 de mayo. Todos los talleres son en sábado por la mañana, con frecuencia quincenal.

¡Haz clic aquí para leer toda la información!

Al final de la sesión gratuita de este sábado 24 de abril te presentaremos esta formación y podremos atender tus dudas y preguntas, si las tienes. También estaremos encantadas de atenderte por email, teléfono o whatsapp en cualquier otro momento.

¿Superación o autoexigencia? Crecimiento personal noviolento

En general las personas tenemos un impulso de mejorar y avanzar para sentir más bienestar y más plenitud en la vida. Los recursos que tenemos a nuestro alcance para hacerlo son infinitos y extremadamente variados. Cada práctica y cada enfoque nos puede aportar algo distinto y complementario. Por ejemplo, podemos elegir vías más físicas, espirituales, emocionales, intelectuales… encuentros, charlas, talleres, prácticas, lecturas, terapias, actividades, que podemos hacer en grupo o de forma individual.

Yo he recurrido y recurro siempre que lo necesito a alguna de estas opciones. A lo largo de los últimos años he aprendido e integrado muchas cosas que me ayudan a que mi vida sea más como yo quiero que sea, bebiendo de muchas fuentes distintas y quedándome lo que más iba conmigo.

El camino de cada persona es único y solo tú sabes qué te va bien en cada momento y para qué lo haces. Sólo tú puedes conocer de verdad tus propios anhelos, sueños y objetivos. El trayecto que te vaya acercando a ellos, lo puedes planificar como un viaje o lo puedes ir viendo sobre la marcha, escuchándote y prestando atención a lo que la vida te va presentando.

Yo lo vivo como un viaje en espiral que va pasando una y otra vez por los mismos puntos, aunque cada vez de manera ligeramente más abierta, con una perspectiva más amplia y enriquecida por el trabajo personal realizado y por la vida misma –que, hagamos o no hagamos, se va desplegando y poniendo luz aquí o allá–.

Este viaje puede tener etapas más oscuras y más luminosas… más expansivas y más hacia dentro… más fluidas y más duras…

Cada senda tiene sus piedras y sus flores…

A veces, al tomar conciencia de las cosas, actitudes y situaciones que nos limitan, nos abrumamos. ¡Tantas cosas que transformar, que superar! Uf. Empezamos con mucho ímpetu y al poco nos vemos sin motivación, sin fuerzas o preguntándonos qué sentido tiene hacer lo que hacemos. Nos agobiamos, nos impacientamos, lo vivimos como un deber, como si hubiera algo que demostrar y hacer “bien” a toda costa.

Para mí la práctica de la CNV, en especial de la autoempatía y autocompasión, ha marcado un antes y un después en este camino de crecimiento personal. En ocasiones me he dado cuenta de que estaba siendo muy exigente conmigo misma y no estaba respetando mis ritmos. El poder ver claramente esta necesidad de respeto de mis ritmos me ha ayudado a tomar decisiones sabias en muchas situaciones.

También el pensar que, en cada momento, cada ser humano está haciendo lo mejor que puede con sus circunstancias, sus recursos y sus pensamientos del momento. Tener integrada esa mirada comprensiva, saber que con la exigencia y el perfeccionismo no disfruto el viaje, y a la vez, que esa exigencia y ese perfeccionismo, cuando afloran, también me hablan de valores y necesidades mías: por ejemplo, de lo importante que es para mí la contribución, la coherencia, la implicación, el reto…

Marshall Rosenberg dijo que “el uso más importante de la CNV tal vez sea el desarrollo de la autocompasión”. La verdad es que yo creo que las prácticas de autoempatía y autocompasión son un bálsamo para el camino. Y a veces, sobre todo en los tramos más pedregosos, podemos necesitar ese bálsamo que nos alivie y nos reconecte con nuestra humanidad, que reavive esa parte nuestra que nos trata con más amabilidad, que nos puede llevar hacia ese pensamiento o acción reconfortante que nos ayuda a renovar energías y seguir caminando con más ligereza o, al menos, sin tanta presión autoimpuesta.

Sesión gratuita CNV 24 de abril

¡Nueva sesión gratuita CNV!

El sábado 24 de abril Francina Balagué y yo, Noelia Jiménez, ofrecemos una sesión práctica gratuita de Comunicación NoViolenta.

En la sesión podrás probar el enfoque CNV y conectar con otras personas motivadas por mejorar sus relaciones y sumarse a una forma diferente de estar en el mundo.

Hay dos opciones de horario: mañana (10-12h) o tarde (16.30-18.30).

Si te interesa, puedes inscribirte aquí:

http://bit.ly/sesión-gratuita-CNV

¡Nos vemos!

Curso de introducción a la CNV con Rocío Gómez

Hoy os cuento que las próximas semanas estaré ofreciendo un curso de introducción a la CNV junto con Rocío Gómez Sanabria, de la Escuela de Coaching de Familia.

Si todavía no te has iniciado en esta práctica, ¡aquí tienes una oportunidad!

Serán 6 sesiones online de 2 horas, comenzando el 22 de abril. Siempre en jueves de 18.30h a 20.30h.

Más info e inscripciones, haz clic aquí.