fbpx

La esencia de la empatía

Este es el primer artículo de una serie de cinco donde hablo de la escucha empática según la ¨Comunicación NoViolenta:

  1. La esencia de la empatía
  2. Lo que no es escucha
  3. Ejemplo de escucha empática
  4. Los tres platos del menú de la buena escucha
  5. Responder con empatía: dos recomendaciones finales

Últimamente oigo hablar mucho de empatía, y me doy cuenta de que a esta palabra se le dan significados bastante diferentes. Con este artículo inicio una serie de publicaciones en las que compartiré cómo entiendo yo la empatía y cómo se trabaja una de las destrezas fundamentales en Comunicación NoViolenta: la escucha empática.

La escucha empática se puede dar como parte del flujo del diálogo, si estamos en conversación con otra persona, o como un espacio de empatía que abrimos a otra persona (por ejemplo, en mis sesiones individuales es uno de los recursos que empleo que más ayudan a las personas a lograr claridad y alivio). En este artículo puedes repasar el flujo del diálogo, donde se enmarcan la autoempatía, la empatía y la expresión honesta.

Pero antes de ir al diálogo, volvamos lo que entendemos por empatía. En el DRAE viene definida así:

  1. f. Sentimiento de identificación con algo o alguien. 2. f. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

Otras veces, he visto confundir empatía con simpatía e incluso con aprobación o justificación de la conducta de otra persona. Viendo estas definiciones y formas de interpretar la palabra empatía, no me extraña encontrarme con discursos como estos:

  • “No hay que empatizar, mejor tener la cabeza fría”
  • “Las mujeres empatizamos demasiado, tendríamos que ser más duras”
  • “No se puede empatizar con todo el mundo”

Tal como se practica la empatía en Comunicación NoViolenta, empatizar con una persona no significa en ningún caso: estar de acuerdo con ella, contagiarse de su sentimiento, aprobar lo que hace, comportarse de forma “blanda” y aceptar o justificar acciones dañinas. Dejemos esto claro en primer lugar, porque es fundamental comprenderlo. Léelo otra vez, anda. 😉

Y entonces, ¿qué es la empatía y cómo se practica la escucha empática en CNV?

Hay muchas formas de definir la empatía y voy a darte algunas pinceladas que a mí me ayudan a captar la esencia:

  • Una conciencia lo suficientemente amplia como para incluir a otras personas en nuestra perspectiva de la situación
  • Un “ser testigxs de” la experiencia de otra persona, desde la curiosidad y el no saber, sin hacer nada más que estar ahí
  • Una presencia plena donde no caben juicios y escuchamos con todo nuestro ser

¿Te suena muy místico? Un poquito sí lo es… 🙂

Pero si quieres información más aterrizada y que te sirva en tu vida cotidiana, sigue atenta a estas publicaciones, porque la Comunicación NoViolenta también tiene esa parte práctica, didáctica y sencilla, y ahí vamos a llegar, por supuesto.

Aunque hablamos mucho de empatía, en realidad, por lo que me encuentro en mis talleres y sesiones, la escucha empática de calidad va muy buscada y no se da tan a menudo como nos gustaría. Seguramente porque es una destreza muy concreta que requiere entrenamiento y una disposición especial.

Por eso, ahora te invito a preguntarte:

  • ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a otra persona así, con todo tu ser, con toda tu atención, acogiendo su experiencia sin juzgarla, dándole presencia y espacio?
  • ¿Cuándo fue la última vez que te beneficiaste de un momento de escucha con estas características?

Cuéntame tu experiencia con la empatía, ¡te leo!

Y continúa leyendo el siguiente artículo aquí.

3 Comentarios

  1. Gloria

    Recuerdo una reciente, en la que una persona cercana y joven, me revelaba que había caído en un círculo vicioso de rutina que le llevó a beber cada vez más. Por suerte su familia se dio cuenta, la cuidaron y estuvieron con ella.

    Hacer una escucha empática, implica que a veces, según lo que te cuenten, tienes que poner cara de póker, ¿no?…

    Responder
    • Noelia Jiménez

      ¡Hola, Gloria! Me imagino que con «poner cara de póker» te refieres a hacer un esfuerzo por mostrar cierta «neutralidad» ante lo que nos dicen. Si lo haces para sustituir un juicio o una cara de desaprobación o lástima, por ejemplo, pues es probable que a la persona le siente mejor, le llegue más respeto y atención por tu parte. Pero más que «poner cara de» lo que sea, lo que más nos puede ayudar a mantener una actitud empática es centrar nuestra atención en qué puede estar sintiendo y necesitando la persona en el momento. De esto hablaré en próximos artículos. Stay tuned!

      Responder
  2. Gloria

    Exacto, con lo de poner cara de póker me refería a lo de la neutralidad. Creo que esa amiga necesitaba explicar lo que le había pasado, y por lo que fuera, en ese momento se creó un clima de confianza que le llevó a hacerlo. Sintió vergüenza, de hecho lo dijo, que le daba corte explicarlo, cosa que comprendo perfectamente, pero a la vez supongo que se debió sentir liberada.

    Gloria.

    Responder
Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.